Tels. 01 (222) 477 0112 | 555 7226 | 555 7339 contacto@3buro.mx

Hacer Ejercicio en el Trabajo

Los espacios de trabajo, las oficinas y los horarios laborales pueden llegar a tener un efecto negativo en nuestra salud y bienestar. Aquellos en donde estamos estáticos, junto con la carga de trabajo y el poco tiempo para descansar, hacen que sea complicado contar con el tiempo para Hacer Ejercicios en la oficina.

Por la razón anterior, ahora existen algunas empresas que ya cuentan con instalaciones pensadas para evitar el estrés, el cansancio y que los empleados sean eficientes sin tener que descuidar su salud.

Si tu lugar de trabajo no tiene estas instalaciones, existen muchos ejercicios fáciles y rápidos que se pueden hacer durante la jornada, los cuales te ayudarán a estar en forma, con energía y productivo. 

ejercicios que puedes hacer en tu escritorio ejercicios en la oficina

Esto es lo que debes saber  sobre la importancia de ejercitarte mientras trabajas y te mostraré los mejores ejercicios que puedes hacer desde tu lugar de trabajo para mantenerte activo todo el día.

Los mejores ejercicios en la oficina, casi sin darte cuenta

1. Utiliza las escaleras

Si en tu lugar de trabajo hay escaleras, intenta utilizarlas lo más que puedas, subir y bajar es un ejercicio aeróbico ideal para los músculos de las piernas.

Hacer esto también será un gran beneficio para la frecuencia cardíaca y la capacidad pulmonar, notarás una mejora si haces esto con frecuencia y evitarás enfermedades crónicas futuras. 

2. Haz estiramientos y mantén una buena postura

La postura es clave para evitar los calambres y reducir el dolor de espalda. Trata siempre de mantener una posición erguida en la silla y ponerte de pie con regularidad para poner la espalda recta. 

Junto con esto también puedes realizar estiramientos para prevenir las lesiones, liberar tensión y relajar tus músculos, realiza una rutina de este tipo de al menos 10 a 15 minutos al menos cada 2 o 3 horas 

De este modo tu cuerpo se sentirá más alineado y el mantenerte en una postura correcta te hará ver de una forma más profesional y equilibrada.

3. Toma un descanso de la pantalla

Tus ojos también merecen un descanso, quizá esto no te suena a un ejercicio, pero también es un factor para la productividad, así que si quieres hacer mejor tu trabajo, toma un descanso y aleja la mirada de la pantalla cada 30 minutos. 

Puedes mirar a otros lados como a una ventana con vista, un reloj, una puerta o cualquier otra cosa que no sea una pantalla, no mires el celular, se trata de evitar cualquier tipo de pantalla, no pasar de una a otra. 

Descansar de las pantallas disminuye las probabilidades de irritación de los ojos y dolores de cabeza, en este momento también puedes aprovechar para estirarte un poco, moverte o hacer otra actividad.

4. Ve al trabajo caminando o en bicicleta

Si vives cerca de tu trabajo, intenta ir y volver caminando de tu casa a la oficina los días en los que tengas tiempo de sobra

También tienes la opción de trasladarte en bicicleta para distancias cortas. Este tipo de acciones ayudan al medio ambiente y a la vez te benefician al ahorrar dinero en transporte.

5. Actívate en los descansos

Cuando tengas tiempo para hacer pausas cortas, dedicarlas a estar activo. Sal a tomar aire fresco y camina o da un pequeño paseo por la oficina si tu horario no te permite salir. Esto te ayuda a mantener tu cuerpo y tu mente sanos y le da a tu cerebro la oportunidad de descansar del trabajo y de centrarse en tu salud.

Uno de los problemas habituales en las oficinas son las largas horas que pasamos sentados ante la computadora. Por ello es importante ir levantándose periódicamente y aprovechar cualquier ocasión para hacer ejercicio en la oficina, ya sea andando o estando de pie.

Intenta levantarte cada hora aunque sea cinco minutos. Por ejemplo, puedes hacer tus llamadas desde el móvil de pie y a ser posible andando, o tomarte el café de pie junto a la máquina de café en vez de sentarte. 

Cuando vayas por el pasillo intenta apretar el paso y hacerlo a un ritmo que haga trabajar tus piernas, ¡tu cuerpo te lo agradecerá! Y en vez de llamar a tus compañeros por teléfono, levántate y aprovecha para hablar cara a cara.

6. Realiza ejercicios en el escritorio

Cuando tengas más tiempo para hacer ejercicio, pero no para abandonar tu escritorio, quédate  allí y completa algunos de estos entrenamientos:

  • Levanta las piernas: Pon las manos a los lados y levantarlas hasta las puntas de los pies, luego vuelve a bajar y repite continuamente estos movimientos.
  • Suelta la silla: Toma una silla de oficina estable y colócate frente a ella, acomodando las piernas delante y las manos a ambos lados de las caderas. Empuja hacia arriba y hacia abajo, haciendo presión sobre la silla.
  • Rodillas en alto: Mueve las rodillas tan altas y tan rápido como puedas repetidamente para conseguir una ráfaga extra de cardio.
  • Mueve manos y dedos: Haz rotar tus muñecas periódicamente, cierra y abre las manos, los ejercicios para tus dedos y tus manos harán que te sientas mucho mejor tras un largo día de trabajo en el ordenador.

7. Disminuye la tensión en los hombros

Los hombros es una de las partes del cuerpo que más sufre la tensión de estar sentados durante horas. Disminuye la tensión subiendo los hombros, es decir, levantándolos incluso hasta las orejas, manteniendo esa posición, y luego relajándose.

Repite este ejercicio para hacer en la oficina tantas veces al día como puedas y liberarás a tus hombros de tanta presión. Además, te recomendamos utilizar una silla de oficina para problemas de espalda, pues te ayudará a aliviar la tensión de los músculos.

Por qué es importante hacer ejercicio en el trabajo 

Los empleados de oficinas, aquellos que se encuentran estáticos, suelen sufrir de más problemas de salud, estrés y muchos otros padecimientos, ya que su posición no les permite realizar los movimientos o el ejercicio suficiente para estar en forma. 

Por ello es importante encontrar la manera de que estos tengan la facilidad de moverse y ejercitarse durante las jornadas de trabajo. 

Los colaboradores motivados, felices y con buena salud son los empleados adecuados para lograr impulsar correctamente a una empresa; sin embargo, muchas de estas no se preocupan por aquellos factores que pueden influir negativamente en esto.

Estos factores que influyen directamente en el desempeño de un trabajador son las condiciones en las que trabaja, desde la carga de trabajo, instalaciones, herramientas y/o equipo, hasta el mobiliario. 

Actualmente son factores que determinan si los colaboradores son eficientes o no, como esto ha comenzado a ser cada vez más notable, organizaciones ahora se esfuerzan para cuidar la salud de sus empleados, física, mental y emocionalmente. 

Lo anterior con la finalidad de que el rendimiento de los trabajadores no se vea afectado y pueda seguir teniendo la capacidad de realizar su trabajo sin problema alguno, logrando así dos cosas importantes:

  • Que el empleado se sienta valorado y su salud no decaiga
  • Y que la empresa evite la constante rotación de personal 

Una empresa nunca debe olvidarse de sus empleados, puesto que estos son los que logran su crecimiento, por eso es crucial ofrecer momentos o lugares en los que puedan descansar y liberarse de sus tareas por un tiempo.

Beneficios de hacer ejercicio en la oficina

Los ejercicios en la oficina, durante la jornada o los descansos son una buena forma de estar activo y saludable sin dejar de ser productivo. Además, esto trae muchos beneficios como:

  • Mejora el estado de ánimo: estar activos físicamente ayuda a la estimulación cerebral haciendo que haya mejor concentración, el estrés sea menor y se sientan mejor motivados para terminar sus tareas.
  • Aumenta la energía: los ejercicios entre jornadas te mantienen despierto, aumentan la energía para que un trabajador sea más productivo.
  • Ejercicio en el trabajo si no se tiene tiempo después: el trabajo consume más tiempo del que esperamos, incluso tiempo de la vida personal y no podemos ir al gimnasio a diario, los ejercicios durante la jornada ayudarán con esto. 
  • Evita problemas posturales o de salud que requieran el trabajo de un fisioterapeuta, o una intervención médica.

Otros tips para cuidar la salud de los empleados 

Llevar una alimentación balanceada 

Muchas empresas ofrecen este tipo de prestaciones, y qué mejor que hacerlo con aperitivos como fruta, algunas nueces, café o agua natural, entre otros. No solo se sumará a los beneficios que existen para los colaboradores, también contribuirá a su bienestar.

Usar muebles de oficina ergonómicos

Como ya lo mencionamos, contar con las instalaciones y mobiliario ergonómico es fundamental: generar espacios abiertos y bien iluminados, sillas que ayuden a la buena postura y evite la fatiga extrema, lugares de trabajo con todas las herramientas necesarias. Esto permitirá que los trabajadores puedan trabajar y concentrarse mejor.

Organizar actividades recreativas con para el personal 

Crea un equipo de fútbol (o algún otro deporte), realiza torneos, rifas, alguna kermés o pausas activas, lo importante es salir de la rutina y generar actividades que estimulen a los colaboradores.

Implementar pláticas 

Tanto para crecimiento personal como profesional. Buscar profesionales o expertos en temas que permitan generar un mejor ambiente para los colaboradores, ya sean a nivel profesional o personal, como charlas para manejar el estrés, para gestionar su tiempo, para cuidar su salud o pláticas de liderazgo, de capacitación.

Promover hábitos saludables

Utiliza las herramientas que tengas a tu alcance: correo electrónico, embajadores de la empresa, anuncios, videos, cartas, ¡lo que se te ocurra!, para invitar a los trabajadores a que adquieran buenos hábitos (beber 2 litros de agua, dar 10 mil pasos, hacer ejercicio 20 minutos al día, etc.) y brindarles información que los ayuden a tomar mejores decisiones para cuidar de su salud y bienestar

 


   Artículos Relacionados   

Ejercicios para mujeres embarazadas seguros y sencillos

Qué es la ergonomía ambiental

Conoce nuestra selección de mesas para oficinas